Reseña histórica del Tiro Deportivo
 
   
 
El comienzo de la práctica de Tiro en nuestro país como actividad deportiva se atribuye a la desarrollada por los primeros colonos inmigrantes suizos. La primera sociedad creada con esa finalidad fue la Sociedad Internacional Suiza de Villa San José, provincia de Entre Ríos, el 19 de marzo del año 1859. Esta sociedad existe actualmente con el nombre de Tiro Federal Argentino de San José.

A poco de esta fundación se suceden otras, también a iniciativa de inmigrantes suizos y entusiastas argentinos que poco tardaron en imitarlos en sus aficiones: La provincia de Santa Fe fue receptora de distintas instituciones que siguieron a aquella primera. San Carlos Sur, en 1860, Esperanza, en 1866 y San Jerónimo Norte, en 1872. Ese mismo año se crea el Tiro Suizo de Buenos Aires y en 1886 nace la primera institución fundada por argentinos, el Tiro Federal Argentino de Mendoza. En 1889 se crean dos entidades suizas más en la provincia de Santa Fe, el Tiro Suizo de Rosario y de Felicia.

En la última década del siglo XIX, la tensión existente por cuestiones limítrofes, hace que se consideren a estas instituciones como de interés para la defensa nacional, de allí que las autoridades auspicien la creación de nuevas sociedades que habrían de tener como actividad prioritaria el tiro con fusil militar y a las que habrían de concurrir a realizar sus prácticas los ciudadanos que componían las reservas de nuestras Fuerzas Armadas.

En 1891 se crea el Tiro Federal Argentino en Buenos Aires, surgido entre socios del Tiro Suizo de Buenos Aires, con la intención de crear filiales en el interior del país, idea esta que no tiene resultado en la práctica ya que al fundarse las nuevas instituciones lo hacen con carácter independiente, no obstante adoptar el nombre de Tiro Federal Argentino antepuesto al de su localidad. También del Tiro Suizo de Buenos Aires surge otra institución: La Sociedad Italiana de Tiro a Segno, que tiene el mérito de convocar a todos los residentes italianos a ejercitarse para la defensa de su patria adoptiva.

En la década de 1890 se crean numerosas instituciones: 1891 Tiro Federal Argentino de Buenos Aires, 1894 Tiro Suizo de Tucumán, 1895: T.F. de Mercedes (Bs.As.), Tiro de Monte Caseros, Soc. Italiana de Tiro a Segno, T.F.A. de La Plata, T.F.A. de San Luis, T.F.A. de Rafaela, T.F.A. de Luján, T.F.A. de Santa Fe. En 1896: T.F.A. de Villaguay, T.F.A. de Concepción del Uruguay, T.F.A. de San Nicolás, T.F.A. de San Francisco. En 1897: T.F.A. de Bahía Blanca y T.F.A. de Campana. En 1898: T.F.A. de Paraná, T.F.A. de Catamarca, T.F.A. de San Pedro, T.F. de Concordia, T.F. de Pigüé, T.F. de Rosario del Tala, T.F.A. de Colón, T.F.A. de San Fernando, T.F.A. de Rosario, Tiro Gral. Belgrano, (Ojo de Agua), S.T. y G. De San Gerónimo Sur, T.F.A. de Belén, T.F.A. de Las Toscas, T.F.A. de Azul y Polígono de Tiro Gral. Alvear (Rojas).

El Ejército Argentino presta un fundamental apoyo a la creación de estas sociedades, aportándoles armamento y munición gratuita y facilitando además asesoramiento, materiales y fondos para la infraestructura de los polígonos.

Con la finalidad de fomentar, asesorar y asistir a esas sociedades civiles, a la vez de efectuar un control sobre el correcto uso de los materiales provistos, es creada la Dirección General de Tiro en 1905 y que habría de cumplir esas funciones durante más de setenta años.

Una prueba de esa contribución es el polígono actual del Tiro Federal Argentino de Buenos Aires, construido con fondos del Estado, con capacidad para la realización de eventos de tiro de nivel nacional e internacional y donado a esa institución civil.

Es así como se produce una gran difusión del tiro en todo el territorio de la República siendo la cantidad de sociedades en actividad de 8 en 1890, 84 en 1910 y 132 en 1930.

Como veremos más adelante las instituciones de tiro continuaron creciendo en todo el país participando en campeonatos que reunían a todos los tiradores que las representaban en distintas ciudades, cada año, donde se centralizaban las competencias nacionales.
   
  Junta Ejecutiva - FAT
 
     
  Presidente Sr. Julio Oscar ESCALANTE
  Vicepresidente 1º Sr. Horacio Héctor RUMI
  Vicepresidente 2º Sr. Horacio CARBAJAL
  Secretario 1º Sr. Andrés CARBIA
  Secretario 2º Sr. Ricardo Jorge RIO
  Tesorero Sr. Julio Santiago ROSADA
  Pro-Tesorero CPN Carlos A. COSTA
  Vocal Titular 1º Sr. Roberto A. PASQUINI
  Vocal Titular 2º Dr. Carlos RODRIGUEZ BRANDER
  Vocal Titular 3º Sr. Luis Angel GAUNA
  Vocal Titular 4º Sra. Gaciela NOGUES de ANDON
  Vocal Titular 5º Sr. Edgardo Miguel PERAGALLO
  Vocal Titular 6º Sr. Osvaldo TECHERA
  Vocal Titular 7º Lic. Mario GARNERO
  Vocal Titular 8º Sr. Adrian ABAD PERLO
  Vocal Titular 9º Sr. Osvaldo Roque LARREA
     
     
  Vocal Titular 10º Sr. Renzo STRADA
  Vocal Titular 11º Sr. Carlos Alberto RODRIGUEZ
  Vocal Titular 12º Sr. Luis PASERO
  Vocal Titular 13º Sr. Ruben Antonio GIANNONE
  Vocal Titular 14º Sr. Saul Eduardo JUSTE
  Vocal Suplente 1º Sr. Cesar Raul UDRIZARD
  Vocal Suplente 2º Sr. Carlos Ceferino CORREA
  Vocal Suplente 3º Sr. Jorge MARKOPOLSKY
  Vocal Suplente 4º - - - - - - - -
  Vocal Suplente 5º - - - - - - - -
  Vocal Suplente 6º - - - - - - - -
  Vocal Suplente 7º - - - - - - - -
  Revisor de Cuentas 1º Sr. Manuel Mario PRADO
  Revisor de Cuentas 2º Sr. Damián H. TODORO
  Revisor de Cuentas 3º Sr. José E. AGÜERO
     
  Actividad Deportiva Nacional
 
   
 
A partir del momento de la creación de las primeras sociedades, comienza a despertar el entusiasmo de los aficionados por la realización de concursos y campeonatos, sociales e intersocietarios, cuya jerarquía e importancia habría de acrecentarse con el transcurrir del tiempo en una sucesión ininterrumpida, hasta convertirse en los que hoy son los Campeonatos Nacionales, que comprenden todas las disciplinas internacionales y nacionales de este deporte y consagran anualmente a los Campeones Nacionales individuales y por equipos.

El más antiguo de los trofeos de tiro es la “Copa de Honor Alvear”, que fue instituida en 1895. Otras de las competencias más antiguas fue el “Campeonato de la Bandera”, y se cuenta que a su disputa en el interior se llegaba a caballo o en carruajes. Sobre su origen encontramos antecedentes en la Revista de Tiro que editaba la División de Tiro del Comando General de Regiones Militares, en su Nº 579 de noviembre de 1959.

“En la ciudad de Concordia (Entre Ríos), cuyo Tiro Federal fue fundado en el año 1898, surgió la iniciativa de crear un campeonato de tiro en el que participaran todas las sociedades de tiro existentes en el país.”..."La iniciativa tomó cuerpo y las más caracterizadas personalidades y las instituciones de la ciudad de Concordia, apoyaron entusiastamente la idea, por lo cual el Tiro Federal de esa ciudad mandó confeccionar una Bandera Nacional, con sol de oro..”. “ El trofeo se disputó por primera vez en el polígono del Tiro Federal de Concordia con el nombre de “Bandera Nacional”, durante los días 9 y 10 de julio de 1908”... ”A partir del año 1926 se denomina el campeonato “Bandera de Reservistas”. Este campeonato se disputó con algunas interrupciones, una vez al año, como único certámen. Pero a partir de 1937 se instituye la “Semana Nacional de Tiro”, en la que como campeonato central se disputa la “Bandera de Reservistas”.

En 1919, el Tiro Suizo de Rosario incorpora a las modalidades de competencias intersocietarias, las que en su mayoría se disputaban con fusil, importantes trofeos en otras especialidades de tiro, tales como en pistola y revolver, instituyendo la “Copa Nacional de Pistola”, actualmente en disputa en el Campeonato Nacional.

En 1926 la Dirección General de Tiro resuelve cambiar el nombre de la antigua “Bandera” por el de “Bandera de Reservistas”, reservándola a tiradores mayores de 20 y menores de 30 y para los mayores de 30 se instituye el “Guión de Veteranos”.

Importantes campeonatos en el orden provincial se instituyeron dando nacimiento a federaciones provinciales en Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos y Buenos Aires.

En 1933 el Tiro Suizo de Rosario organiza en su polígono los certámenes correspondientes a los más importantes trofeos en disputa de todas las disciplinas, incorporando tiro de velocidad sobre siluetas con armas cortas, tiro con armas de pequeño calibre, etc., concentrando a las delegaciones participantes en el centro de la ciudad, con banderas y gallardetes. Tuvo esta realización una gran repercusión, motivando a la Dirección General de Tiro para la realización de la “Semana Nacional de Tiro” que comenzó a realizarse desde 1937.

Esta dependencia del Ejército organizó este importante evento, en el que se disputaron los campeonatos nacionales de todas las disciplinas de tiro, haciéndose cargo de su fiscalización técnica y financiación; esto significaba un aporte de gran importancia debido a que su realización era anual, disponiendo como sede distintas ciudades del interior, contribuyendo con los gastos de traslado de los tiradores representantes de todas las sociedades de tiro del país. El número de participantes en el “Semana Nacional de Tiro”, en algunas oportunidades superó la cifra de seiscientos tiradores, especialmente en la época que estuvo bajo la dirección del Gral. Adolfo Arana, cuando alcanzó su mayor esplendor. Posteriormente fue decayendo hasta que en 1977 se produjo el retiro de los fusiles Mauser de los polígonos de las sociedades de tiro y en enero de 1978 fue anunciada la disolución de esa Dirección. La Federación Argentina de Tiro, como ente natural, habría de canalizar todo lo inherente al deporte del tiro nacional.
Lamentablemente para el deporte, la Federación Argentina de Tiro había sido intervenida en 1974, por disposición de los Ministros de Bienestar Social y Justicia, nombrando al Coronel Luis Alberto Arias interventor de la misma.

El retiro de los fusiles de los polígonos cerró un ciclo en la vida de las instituciones de tiro que ya nunca volvería a repetirse. Ya no se contaría con la provisión de armamento, municiones, elementos para conservación de las armas, soldados armeros que cuidaban las instalaciones y sus pertenencias. De ahí en más el tiro deportivo pasaría a ser un deporte que sería sustentado por quienes lo practicaban y por el trabajo de los directivos de las sociedades. Esta situación produjo un decaimiento en la práctica de este deporte que, en forma brusca, se encontró con un cambio en su estructura muy importante, para el cual no estaba preparado y que le llevó tiempo y grandes esfuerzos para poder superarlos.

El tiro deportivo sin la Dirección General de Tiro y con su Federación intervenida había quedado desmembrado.

No obstante un grupo de tiradores de arma corta, con el trabajo tesonero del Sr. Arnoldo Ugarte había formado el Círculo de Tiradores de Pistola Libre. Muy pronto le siguió otro grupo similar que congregaba a los tiradores de carabina contando con Angel Botinelli y Viegas como promotores. Estas dos agrupaciones mantuvieron unido el espíritu deportivo del tiro y sus tiradores. Hacia 1981 se comenzó a hablar de un Plan de Normalización de la Federación Argentina de Tiro, pero fue a comienzos del 1982 cuando, por las circunstancias vividas en el país, originaron una actualización espontánea de los principios originarios del tiro nacional.

Al producirse el conflicto armado por la toma de las Islas Malvinas, el grupo de polígonos más cercano a Buenos Aires, junto con los Círculos mencionados mas arriba, se reunió a principios de mayo asumiendo...”la responsabilidad de disponer la contribución inmediata del TIRO en conjunto a la causa de la patria,...”, acordando “... que nuestro mejor aporte es el desarrollo URGENTE de un programa de instrucción en el manejo de las armas a todos los ciudadanos que así lo deseen.”

Comenzó así a desarrollarse un Programa Nacional de Tiro Ciudadano. En muchas asociaciones del interior, por iniciativa propia, habían producido un movimiento similar y esta convocatoria sirvió para aunar todos los esfuerzos. Más allá de otra consideración que no es motivo de esta reseña, este hecho marcó lo que podríamos llamar la segunda fundación del Tiro Nacional.

Más de cien asociaciones de tiro del país adhirieron a lo acordado por la Comisión de Asociaciones de Tiro y para institucionalizar el movimiento se convocó a una reunión para el 10 de julio en la que se constituyó la “CADET - Comisión Argentina de Entidades de Tiro” presidida por el Ing. Pablo Cagnasso, Vicepresidente Sr. Rubén De Armas y Secretario El Sr. Arnoldo Ugarte.

Esta Comisión trabajó para lograr el reintegro de la Federación Argentina de Tiro a sus legítimas fuentes. Así en abril de 1983 se realiza en el Comité Olímpico Argentino, la Asamblea Extraordinaria Normalizadora de la Federación Argentina de Tiro en la que fue elegida una Comisión integrada totalmente por tiradores retirados y en actividad, presidida por el Gral. Juan Carlos De Marchi. Las nuevas autoridades comenzaron de inmediato a solucionar dificultades administrativas acumuladas tras nueve años de intervención para despejar el camino hacia la verdadera misión que es atender al tiro, nacional e internacional.

Una de las primeras acciones y en coincidencia con el pensar de todos los integrantes de la nueva Comisión Directiva, fue organizar el Campeonato Nacional de Tiro para Cadetes –1983- disputándose en el Tiro Federal Argentino en Buenos Aires entre el 7 y el 9 de octubre. Asimismo se continuó con el tradicional Campeonato Nacional el que paulatinamente fue tomando importancia en la cantidad de tiradores que participaban en el mismo.

A través de los años fueron produciéndose cambios que adecuaban las competencias a las necesidades ya sea de organización o de fechas para insertarlas en el panorama internacional. Actualmente el Campeonato Nacional se disputa en sedes distintas en el país y está integrado por: Armas de Pequeño Calibre, Armas de Aire, Armas de Grueso Calibre, Juvenil, Escopeta, Bench Rest y FBI.

La Federación controla también el Ranking Nacional, que está conformado con pruebas de tiro realizadas en distintas sociedades de tiro y que previamente han sido seleccionadas por la FAT para que participen del Ranking, entre todas las propuestas que llegan de aquellas.
   
  Actividad Deportiva Internacional
 
   
 
La Federación Argentina de Tiro está integrada desde su creación al Comité Olímpico Argentino; lo mismo que sus afiliaciones internacionales, que son, en el orden continental: Confederación Sudamericana de Tiro y Confederación Americana de Tiro y en el orden mundial: International Shooting Sport Federation –ISSF-(Federación Internacional de Tiro Deportivo). Cada una de estas entidades internacionales a las cuales está afiliada la FAT organiza eventos que comprenden el área de su jurisdicción.

Así como el Comité Olímpico Internacional (COI) organiza los Juegos Olímpicos cada cuatro años, el Comité Organizador de los Juegos Panamericanos (COPAN) también cada cuatro años organiza los Juegos Deportivos Panamericanos y el Comité Organizador de Deportes Sudamericanos (ODESUR) en un mismo período, los Juegos Deportivos Sudamericanos. Las participaciones en estas competencias están dentro de las atribuciones del Comité Olímpico Argentino, quien compone las delegaciones nacionales participantes con la colaboración de las Federaciones respectivas de cada deporte.

La ISSF organiza cada cuatro años el Campeonato del Mundo de Tiro, auspiciando también la realización anual de 5 Copas del Mundo que se distribuyen en cada continente. La Confederación Americana de Tiro organiza cada cuatro años el Campeonato de las Américas (Panamericano de Tiro). La Confederación Sudamericana de Tiro organiza el Campeonato Sudamericano de Tiro cada dos años. Luego de normalizada la Federación inmediatamente se comprendió la necesidad de competir internacionalmente, sobre todo los jóvenes valores que comenzaban a surgir.
 
   
En contacto con la Federación Brasileña de Tiro se acordó realizar una competencia entre ambas naciones todos los años con sedes alternadas en ambos países. Una de las metas fue incluir en los equipos la participación de Juniors ya que el fin que se perseguía era utilizar estas competencias como inicio de los jóvenes tiradores en las competencias internacionales.

El éxito alcanzado trascendió el límite de los dos países y poco a poco fueron incorporándose Chile, Uruguay, más tarde Bolivia y Paraguay. En la actualidad este certamen se denomina “Match Hugo de Sà Campelo” en honor al dirigente brasileño que fue uno de sus más entusiastas iniciadores y se ha logrado el reconocimiento de la ISSF que otorga el MQS a los tiradores que logren los puntajes establecidos.

El Tiro ha escrito páginas de gloria en la historia del deporte argentino en su centenaria actividad internacional. Argentina fue el primer país de América y uno de los primeros del mundo en participar en las competencias internacionales organizadas en el continente europeo.

Se reconoce como Primer Campeonato Mundial de Tiro al llevado a cabo en Lyon (Francia), en mayo de 1897. Sucesivamente se realiza este campeonato en Turín (Italia) en 1898, Loosduinen (Holanda) en 1899, París (Francia) en 1900, Lucerna (Suiza) en 1901, Roma (Italia) en 1902. Fue en este último donde se hace presente por primera vez un equipo representativo de nuestro país en un Campeonato Mundial.

Fue en esa oportunidad en que el Congreso de Tiro reunido, acuerda como sede del campeonato correspondiente a 1903 a Buenos Aires. Era la primera vez que un campeonato mundial se realizaba fuera de Europa y fue en esa oportunidad en que el Gobierno Argentino instituyó la “COPA ARGENTINA” como trofeo challenger para que se disputara en Fusil Libre y que posteriormente se convirtió en el trofeo de tiro más importante del mundo (ver Copa Argentina).